Ceremonia de Té Gong Fu | Čaj Chai Teahouse Barcelona

La ceremonia Gong Fu tiene sus orígenes en el Chaoshan Gongfu Cha de la época de la dinastia Yuan (siglo XIII). Hoy por hoy, la ceremonia Gong Fu es la única manera de preparar té para mucha gente, tanto eruditos como campesinos. No es considerado particularmente refinado ni elegante, como la Ceremonia de Té Japonés. La ceremonia de té chino pone énfasis en el té más que en la ceremonia en sí. Una ceremonia Gong Fu no implica que todos los movimientos o acciones se hagan siempre de la misma manera, ni está relacionado a ninguna religión. Cada paso sirve como parte de una exploración sensorial de apreciación del té y su preparación.

Existen varios corrientes de Gong Fu diferentes, uno más sencilla, pragmática y con menos utensilios la cual es usada por aficionados de té, vendedores y productores de té en China Continental y Hong Kong. Otro más elaborado, a menudo se aproxima al “performance o espectáculo” donde hacen trucos con el agua y se visten de gala, más común en Taiwán. Y otro más espiritual donde el Té se vuelve Tao y tiene capacidad transformativa.

Gong Fu Cha sirve para relajar la mente y unificar el cuerpo con la naturaleza y su efecto es más profundo cuando el anfitrión e invitados guardan silencio, aunque no es menester si es su primera experiencia. Algunos piensan que la maestría consiste en conseguir que todas las infusiones sean diferentes; otros prefieren disfrutar de las diferencias entre ellas, las matices, aceptándolas por lo que son.

 

El termino Gong Fu significa hecho con maestría y generalmente la palabra está asociado con los artes marciales (escrito Kung Fu). De manera parecida a los artes marciales, se presta atención a los detalles más pequeños y la forma. El arte y el practicante se vuelven uno. La maestría se consigue cuando se transciende la mente y uno puede expresarse espontáneamente y intuitivamente con gracia. El anfitrión tiene que dominar los parámetros de preparación y saber preparar el té escuchando las hojas para preparar el té según el té pide y no como uno quiere prepararlos. El ego se disuelve. Se practica “Wu Wei” (hacer sin hacer). El anfitrión debería desarrollar la humildad, practicar la generosidad, la concentración y poner atención en su servicio para servir a los demás desde un estado de presencia pura lleno de intención. Los invitados deberían sentir la experiencia y fluir con el momento, apreciando los detalles y el estado de presencia, disfrutando del té preparado de la mejor manera posible. Es entonces que el té se vuelve Tao.

En la tetería Čaj Chai se puede reservar o regalar una Ceremonia de Té Gong Fu personalizada. Para más detalles y precios podéis contactar con nosotros a través de nuestra página web http://cajchai.com/contact