Desde comienzos de 2018, cada mes nos juntamos para ofrecer lo que llamamos Tea & Sound Experience. Ahora que llevamos más de un año caminando juntos y que tantos de vosotros han podido disfrutar y compartir este proyecto inspirador, decidí sentarme a escribir algo sobre esta experiencia “sensorial” con la esperanza de que resuene con más amantes del té y de la música y os animéis a vivenciar una de nuestras sesiones.

Básicamente, nuestro concepto combina una ceremonia de té formal con un baño sonoro. Dos prácticas sanadoras que juntamos de manera natural, inclusiva y fluida. Dos tipos de viajes diferentes que acompañan lo uno y lo otro, mezclándose, fusionándose, contrastando entre si, llevándonos hacía dentro, explorando, abriendo, llevándonos más allá… exploramos, viajamos, volvemos re-ubicados, habiendo compartido una experiencia grupal pero individual, personal pero compartida, quietos pero habiendo vibrado en todos los sentidos, calmados, unidos, meditativos, silenciosos…renovados.

Cualquiera que haya frecuentado a la tetería Čaj Chai en los últimos 15 años sabe cuan importante es la música para nosotros! En mayo 2017 el destino se encargó de que me tropezara con un cliente asiduo y guitarrista extraordinario en el aeropuerto. Ambos estuvimos regresando de viajes a Asia, y para ambos nuestros viajes iban muy ligados al té y a la práctica de la ceremonia del té… compartimos un amor mutuo por el té y por la música en un sentido profundo, ceremonial y transformativo.

Unos meses más tarde, este fabuloso guitarrista tetero, Guillermo Rizzotto, se me presentó con la oportunidad de experimentar el nuevo proyecto sonoro que había creado junto a Michie Kuwashima (Cuencos Tibetanos y voz) al que habían llamado Sonando. Su intuición me invitaba a vivir aquello con la idea de que posiblemente quisiéramos colaborar. Me tumbé en el tatami y me sumergí en el baño sonoro, relajándome hasta caerme dormido. Me desperté justo cuando estaban acabando y vergonzosamente tuve que admitir que había dormido pero que realmente me encantaba… de veras! Mese más tarde, Guillermo me revelaría que mi sueño fue un omen muy positivo para él porque desde que era chico su padre siempre había caído dormido durante sus conciertos y recitales y eso que amaba la música que tocaba su hijo. Evidentemente, estuvimos destinados a juntarnos y hacer que otros se relajaran y a menudo incluso consiguieran entrar en un estado meditativo a través de nuestra música, sonido y té, al que yo suelo referir como Good Vibrations, así manifestando simultáneamente mi amor hacia Brian Wilson y el potencial curandero del sonido y la medicina del té.

Cada mes ofrecemos el Tea and Sound Experience en “Ceremonia del Té”, en el Barrio Gótico, justo en frente de la tetería Čaj Chai Teahouse y a veces en casas privadas, eventos y festivales. Invitamos a que los participantes dejen de lado sus ideas mundanas en la medida de lo posible, que suelten sus preocupaciones y planes y los animamos a que encarnen una presencia sostenida. Respirando, abrimos los sentidos y nos dejamos llevar por los paisajes sonoros y la medicina vegetal, el silencio del té y los sonidos de Sonando.

Nos juntamos a compartir la naturaleza efímera del encuentro “un momento, una oportunidad”, o cómo dicen los japoneses “Ichigo ichie”, o como dice el Maestro Oogway, “Ayer es pasado, mañana es un misterio, y hoy es un regalo. Por eso lo llaman el Presente.”

Si esto que hacemos resuena contigo, te invitamos a que mires nuestro web para ver cuando será el próximo Tea and Sound Experience!